viernes, 8 de junio de 2018

Misma historia

La misma historia que se repite una y otra vez. Diferentes caras y las mismas heridas. Y una vez, como antes, miles de preguntas que solo tienen como respuesta el silencio.
Da igual como lo hagas, al final no caben las opciones valientes de todos los cuentos que te lleven al final feliz, no importa tener la conciencia limpia y los pasos medidos para esta vez no equivocarte, no importa ser la buena del cuento ni el intentarlo con todas tus fuerzas. Al final, solo hay un sumidero sin miramientos, al final desaparecerá sin mas y solo te quedaran recuerdos.
Hace años pensé que siempre estaría sola, nadie fue capaz de creerme, y ahora se que siempre tuve razón.

domingo, 18 de febrero de 2018

Hacia la reconstrucción.

Cuando te sientas mal, no busques inmediatamente buscar sentirte bien; pues en la vida es necesario experimentar ambas emociones. Pero todo lleva su tiempo, a los muertos se les llora un tiempo y después, se deja ir. Lo mismo sucede en la vida, si tienes que llorar, hazlo, si tienes que caer, hazlo, incluso, si tienes que romperte en mil pedazos, hazlo. Pero una vez que lo hagas, comienza tu camino hacia la reconstrucción. Después de todo, de los momentos más difíciles de nuestra vida, han logrado sacar la mejor versión de nosotros. ¿Cuándo fue la última vez que resurgiste cuando creías que no podrías hacerlo?...


miércoles, 11 de octubre de 2017

Mereces recibir

Si tengo que pedir que me llames, mejor no lo hagas, si tengo que pedir que me busques mejor piérdete, si tengo que pedir que estés conmigo quédate donde te encuentres, si tengo que pedirte ser una prioridad, quédate con tus opciones.
Yo soy un placer, mi compañía enriquece, soy divertida, lista, y tengo el don de convertir un mal día en un día feliz. Son suficientes razones para no tener que pedir, soy una persona que también merece recibir.

viernes, 31 de marzo de 2017

Buscando la mujer perfecta.

Durante mi juventud busqué a la mujer perfecta. Cuando llegué a Damasco conocí a una mujer linda, pero ella no era inteligente.
Continué viajando y en Isfahan conocí a una mujer muy inteligente pero no era bonita.
Entonces peregriné a El Cairo, donde conocí y cené con una muchacha bonita, espiritual e inteligente.
– ¿Y cómo que no te casaste con ella?
– ¡Ah mi querido amigo! ¡Ella también buscaba al hombre perfecto!
("lo mejor es enemigo de lo bueno” “el cuerpo perfecto, la pareja perfecta, el trabajo perfecto: la neurosis perfecta”… Tener las cosas claras y no conformarse con migajas es una cosa, buscar la perfección es otra....)


jueves, 23 de febrero de 2017

"Es tan agradable cuando la gente tóxica se aleja, es como si la basura se recogiera sola."

miércoles, 26 de octubre de 2016

Una vez quise ser hombre



Una vez quise ser hombre
para casarme con mi hermana
que ya lleva tres divorcios.
Para amar a mis amigas
que en cada relación mueren un poco.
Para escribirle a Rosi
esas cartas que no llegan nunca.
Llamar por teléfono a Pilar
que espera tantas tardes.
Llenar de caricias prolongadas
el espacio de Beatriz,
que vive sola
y le tiene miedo a los temblores.
Quise ser hombre,
para amarlas a todas y no sentir más
el frío de sus lágrimas en mi playera,
ni mirarlas apagarse.
Pero soy mujer y, aunque puedo
escribirles cartas,
llamarlas por teléfono,
bailar descalzas,
secar su llanto,
tocar su alma…
No es suficiente.
No les alcanza.
Porque, desde niñas, aprendieron
que los hombres son un premio al que hay que amar,
sin importar si ellos las aman.
Rosa María Roffiel