jueves, 12 de noviembre de 2015

Haz lo que sea para que no parezca amor

Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.
Tan irrespetuoso con la vida. Tan impaciente.
Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.
Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.
Porque no queremos que nadie nos conozca.
Porque es más sencillo empezar de nuevo cada poco vendiendo nuestra mejor cara.
Porque es mucho más sencillo follar que limpiar lo follado.
Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude.
A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada.
Nada serio.
Y aquí seguimos rascando, cambiando cromos repetidos, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.
Haciendo del Amor una servidumbre de paso.
¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces?
Que tú eres un jodido milagro.
Con tus ojos que todavía pueden ver.
Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras.
Con tu boca capaz de dar las gracias.
Con tu piel ocupando una plaza en el mundo.
¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te dan?
Dos besos mal pegados.
Tres minutos entre las piernas.
Cinco embestidas.
Y un WhatsApp: No me agobies.
Lo más triste es que esta sociedad ha conseguido invertir los papeles.
Ahora si dices que sientes algo, estás loco.
Es muy pronto. Muy arriesgado. Poco inteligente.
Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.
¿Cómo se finge la vida?
Cómo se hace para que nunca parezca Amor.
Y que simplemente parezca un accidente.
 *Roy Galán*

domingo, 27 de septiembre de 2015

MI PRIORIDAD

¿Quién soy yo para atarte a mí?
Lo supe desde el día en que no recibí ese mensaje de “Buenos días” que solías enviar. En mi cabeza era imposible creer lo que en realidad estaba pasando, pues no quería aceptar que se alejaba. Me aferré a la idea de que me quería tanto como yo. Me hice ilusiones, no sé con qué, pero las hice. Y con el paso de los días me fui dando cuenta de lo engañada que estaba al creer que esto era más de lo que realmente fue.
Llegué a la conclusión de que para él solo era una opción. Cuando, para mí, él era mi prioridad. Por más que me negué a esa idea se hacía más evidente con los días y al final me negué a darle mis días, mi tiempo, y mi vida. No sé por qué estaba tan enamorada de él. Creo que porque despertó cosas que yo pensaba que ya no existían. Me dio las ganas de levantarme y de poder decirme a mí misma: “aquí estoy, ya es tiempo de querer”.
Lamentablemente solo fue una expectativa. No lo juzgo, yo tampoco soy lo que él quería, como también él no fue lo que yo esperaba. El amor no viene con manual de instrucciones, menos con advertencias, eso es algo que uno ya debería saber. Existe la posibilidad de un fracaso, de decepciones, como también la posibilidad de ser feliz, de reír, de pensar en él las 24 horas del día, porque si voy a querer, voy a querer bien y no a medias. Así soy yo, creo que por eso me afectó tanto.
No miento, me dolió mucho tener que despedirme de él sin darle muchas explicaciones ¿Cómo se suponía que tenía que decirle que quiero ser su prioridad? Es como obligarlo a que se interese más en mí, a que me dedique más tiempo, a que me quiera como yo a él, y yo no soy tan poca cosa para mendigar amor.
Él sabía lo que yo sentía por él y sin embargo no lo supo valorar ¿Y quién soy yo para atarlo a un amor inaudito? Realmente pensé que teníamos algo y que existía la idea de tener un futuro juntos. Pero no. Mejor ya no. Porque me valoro y ya dejé de ser su opción, porque sé que tarde o temprano llegará el día en que yo sea la prioridad de alguien más.
Pero primero debo ser mi prioridad.
Artículo por Gabriela Bolaños

miércoles, 17 de junio de 2015

BENDITO ÁNGEL HUMANO

Cuando ya no te inquiete lo que pase contigo…
Cuando te quede claro que esta vida es un juego…
Cuando a aquel que te agravia no lo veas enemigo…
Cuando ya no le busques distracciones al ego…
Cuando por igual trates al triunfo y la derrota…
Y entiendas que las cosas no son lo que aparentan…
Cuando igualmente aprecies la flor que no se nota…
Y los bellos jardines que a veces se presentan…
Cuando mires al mundo lleno de compasión por aquellos hermanos que han elegido el drama…
Pero a la vez comprendas, que al abrirse el telón, son solamente actores de una infinita trama…
Cuando ya no te tomes ninguna cosa en serio…
Cuando no te interese ni ser juez … ni ser parte…
Cuando poses tus ojos de lleno en el misterio, y sientas que no hay nada que pueda lastimarte… Y ya no te preocupe abandonar tu traje con ese desapego del que a nada se aferra… celebrare tu vida, compañero de viaje… , bendito Ángel Humano caminando la Tierra…
JORGE OYHANARTE.


lunes, 15 de junio de 2015

¿QUÉ EDAD TIENES?

Y tú, ¿qué edad tienes?
De las preguntas más absurdas que nos pueden hacer en la vida es qué edad tenemos.Porque no nos da ninguna pista de a quién tenemos delante. Yo la verdad es que no lo sé. Ni me importa. Porque lo importante no es cuantos años tenemos, sino en cuantos de ellos hemos vivido.
Yo prefiero decir que tengo 42 miradas en el metro que me han hecho sonreír.
Tengo 2 “te quiero” suicidas que dije sabiendo que quien tenía delante no me quería a mi. También tengo 14 abrazos inolvidables, 3 de ellos irrepetibles porque quien me los dio ya no está. Tengo unos 35 “lo siento” de los cuales 8 jamás me perdonaron. Tengo 6 noches de hospital al lado de alguien que me importaba y 7 madrugadas pensando en una persona a quien no le importaba yo.
Tengo unos 5.200 besos, pero solo me acuerdo de 6. Tengo 4 veranos que fueron infinitos y 3 inviernos demasiado fríos. Y solos. Y tristes.
Tengo 25 noches sin dormir y algunas lágrimas gastadas en cosas que no importaban. También tengo 4 lágrimas muy amargas invertidas en algo que merecía llorar durante años.
Tengo 150 carcajadas de esas que hacen que te falte el aire y 10 sonrisas por compromiso. Tengo 9 deseos de infancia que se dan de hostias con las promesas que nunca cumplí. Tengo 3 consejos recibidos que entendí mucho tiempo después. Tengo unas 12 camas donde me acosté sin querer estar y 4 donde hubiera matado por despertar.
Tengo 5 errores que volvería a cometer y 2 de los que me arrepiento mucho, aunque solo un poco. Tengo miles de cenas, pero pocas como aquellas 3. Y tengo 43 escalofríos que me han recorrido el cuerpo entero. 120 conciertos, 350 películas… y no soy capaz de contar las canciones. Tengo 31 tardes comiendo pipas en un parque viendo la vida pasar con mis amigos. Y 500 tardes más recordándolas unos años después. Tengo 5 adioses. En dos de ellos nunca quise despedirme en realidad.
Tengo tantas cosas por decir que nunca diré y tantas que me tendría que haber callado…
Para quién quiera saberlo, esa es mi edad.
Y no tengo ni puta idea de en cuántos años cabe eso.


miércoles, 3 de junio de 2015

Todos tenemos super poderes.

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas (Sigmund Freud).


domingo, 24 de mayo de 2015

Quiero esto, no quiero amor.

No pido encontrar el amor, yo pido tener a alguien quien se preocupe por mí, alguien que se anime a gastar sus 15 minutos de descanso en escribirme:
- ¡Cariño, te he echado de menos!.
Son pequeños detalles solamente, un whatsapp 10 minutos antes de salir de trabajar que ponga:
- ¡Estoy aquí abajo, hoy quiero verte!
Alguien a quien abrazar porque si. Notar como intenta ganarme con buenas caras, con amabilidades.
Trasnochar, abrir un ojo y poder ver a alguien en frente de mi el fin de semana, y que él piense: "Que afortunado soy de tenerte" en vez de pensar: "Otra mujer mas"...
Yo quiero encontrar alguien que entienda mi historia, que haya caminado por un camino similar al mío con los zapatos igual de rotos que yo, que sepa lo que es el dolor, que sepa lo que es sufrir por alguien, que sepa lo que es pasarlo mal por alguien que no te haya valorado, que no te hayan sabido querer, que luchara por algo que estuviera perdido,que esperara por algo que jamás llegó, que diera oportunidades a quien no las mereciera, que haya llorado por amor, que haya soportado una infidelidad delante de su cara.
No quiero amor, tampoco quiero personas que crean en el amor.
Quiero sentir un corazón roto que vuelve a latir, ver brillar a unos ojos secos de tanto llorar, besar con cariño unos labios que hayan sido mordidos por el mismo de la rabia, darle calor a una mano que haya golpeado alguna mesa porque se haya olvidado de su aniversario, hacer reír a la garganta que en su momento se quedó sin voz de chillarle al que flirteara con otra, ilusionar a alguien haya dejado de soñar.
Lograr hacer sonreír con el cariño que le das a alguien que ha sufrido por el amor, es quizás una de las cosas más increíbles que puede hacer una persona por otra.
Quiero esto, no quiero amor.
El amor duele, la empatía sana.



sábado, 9 de mayo de 2015

LA MENTE DE UN HOMBRE

La mente de un hombre:
Te gusta pero no estas seguro de querer estar con ella, pero te gusta lo suficiente para tener sexo con ella, pero no estas seguro de querer ser mas que amigos, pero quieres que te trate como si fueras su novio, pero te gusta estar soltero, pero no quieres que ninguno mas se le acerque, pero tu puedes coquetearle a otras, te pones celoso si otros le hablan pero no quieres hablar con ella todo el tiempo, pero quieres que ella te preste atención solo a ti pero sientes que es agobiante cuando te manda muchos mensajes, pero no te gusta cuando esta hablando con otros, pero no quieres una relación con ella ni quieres compromisos pero quieres que ella te sea fiel y no este con ninguno mas...



martes, 21 de abril de 2015

CERRANDO PUERTAS

Hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cuando insistimos en alargarla más de lo necesario, perdemos la alegría y el sentido de las otras etapas que tenemos que vivir.
Poner fin a un ciclo, cerrar puertas, concluir capítulos… no importa el nombre que le demos, lo importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya terminaron. ¿Me han despedido del trabajo? ¿Ha terminado una relación? ¿Me he ido de casa de mis padres? ¿Me he ido a vivir a otro país? Esa amistad que tanto tiempo cultivé, ¿ha desaparecido sin más? Puedes pasar mucho tiempo preguntándote por qué ha sucedido algo así. Puedes decirte a ti mismo que no darás un paso más hasta entender por qué motivo esas cosas que eran tan importantes en tu vida se convirtieron de repente en polvo.
Pero una actitud así supondrá un desgaste inmenso para todos: tu país, tu cónyuge, tus amigos, tus hijos, tu hermano; todos ellos estarán cerrando ciclos, pasando página, mirando hacia delante, y todos sufrirán al verte paralizado.
RECUERDOS. Nadie puede estar al mismo tiempo en el presente y en el pasado, ni siquiera al intentar entender lo sucedido. El pasado no volverá: no podemos ser eternamente niños, adolescentes tardíos, hijos con sentimientos de culpa o de rencor hacia sus padres, amantes que reviven día y noche su relación con una persona que se fue para no volver. No podemos ser empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Todo pasa, y lo mejor que podemos hacer es no volver a ello. Por eso es tan importante (¡por muy doloroso que sea!) destruir recuerdos, cambiar de casa, donar cosas a los orfanatos, vender o dar nuestros libros.
Todo en este mundo visible es una manifestación del mundo invisible, de lo que sucede en nuestro corazón. Deshacerse de ciertos recuerdos significa también dejar libre un espacio para que otras cosas ocupen su lugar. Dejar para siempre. Soltar. Desprenderse. Nadie en esta vida juega con cartas marcadas. Por ello, unas veces ganamos y otras, perdemos. No esperes que te devuelvan lo que has dado, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor.
Deja de encender tu televisión emocional y ver siempre el mismo programa, en el que se muestra cómo has sufrido con determinada pérdida: eso no hace sino envenenarte. Nada hay más peligroso que las rupturas amorosas que no aceptamos, las promesas de empleo que no tienen fecha de inicio, las decisiones siempre pospuestas en espera del "momento ideal".
La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando puertas abiertas "por si acaso", nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.
Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.
DEJARLO IR. Antes de comenzar un nuevo capítulo hay que terminar el anterior: repítete a ti mismo que lo pasado no volverá jamás. Recuerda que hubo una época en que podías vivir sin aquello, sin aquella persona, que no hay nada insustituible, que un hábito no es una necesidad.
Puede parecer obvio, puede que sea difícil, pero es muy importante. Cerrar ciclos. No por orgullo, ni por incapacidad, ni por soberbia, sino porque, sencillamente, aquello ya no encaja en tu vida. Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo.
Deja de ser quien eras, y transfórmate en el que eres…Esa es la vida…
PAULO COELHO


martes, 31 de marzo de 2015

Cierra tus ojos...


No hay una manera mas perfecta que ser uno mismo admitiendo tus errores y valorando tus aciertos.
Te dejo estar triste hoy si sonriese mañana.


lunes, 30 de marzo de 2015

Felicidad...

"El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indicó: Quizás
solo quería animarle a usted. Es una tremenda felicidad hacer felices a los demás, sea cual sea la propia situación. El dolor

compartido es la mitad de pena, pero la felicidad cuando se

comparte, es el doble."





domingo, 22 de marzo de 2015

martes, 17 de marzo de 2015

No estas deprimido, estas distraido....



No estas deprimido estas distraido, distraido de la vida que te puebla,
tienes corazón, cerebro, alma y espíritu entonces como puedes sentirte pobre y desdichado?
Distraido de la vida que te rodea, delfines, bosques, mares, montañas, ríos.
No caigas en sufrir por un ser humano cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones,
además no es tan malo vivir solo, yo la paso bien decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y
gracias a la soledad me conozco mejor.
No estas deprimido, estas distraido por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible porque todo te fue dado, no hiciste ni un solo pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada, además la vida no te quita cosas te libera de cosas, te alivia para que vueles mas alto para que alcances la plenitud.
De la cuna a la tumba es una escuela, por eso que llamas problemas son lecciones, la vida es dinámica por eso esta en constante movimiento, por eso solo debes estar atento al presente.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Antoine de Saint-Exupéry, El principito.

-¿Por qué bebes? -preguntóle el principito.
-Para olvidar -respondió el bebedor.
-¿Para olvidar qué? -inquirió el principito, que ya le compadecía.
-Para olvidar que tengo vergüenza -confesó el bebedor bajando la cabeza.
-¿Vergüenza de qué? -indagó el principito que deseaba socorrerle.
-¡Vergüenza de beber! -terminó el bebedor, que se encerró definitivamente en el silencio.
Y el principito se alejó, perplejo.
Las personas grandes son decididamente muy, pero muy extrañas, se decía a sí mismo durante el viaje.




martes, 3 de marzo de 2015

Protegida...

Quedate con la persona que te haga sentirte segura, protegida a su lado, tranquila porque sabes que pase lo que pase nunca te haría daño...


sábado, 28 de febrero de 2015

Capaz de todo...

"Voy a decirte algo que tú ya sabes, el mundo no es todo alegría y color. El mundo es un lugar terrible, y por muy duro que seas, es capaz de arrodillarte a golpes y tenerte sometido permanentemente si tú no se lo impides. Ni tú, ni yo ni nadie golpea más fuerte que la vida, pero no importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte. Y lo aguantas mientras avanzas. Hay que soportar sin dejar de avanzar, así es como se gana. Si tú sabes lo que vales ve y consigue lo que mereces, pero tendrás que soportar los golpes. Y no podrás estar diciendo que no estas donde querías llegar por culpa de él, de ella ni de nadie, eso lo hacen los cobardes y tú no lo eres. Tú eres capaz de todo."


Te mereces querer y que te quieran...

B: Da asco ser una nota al margen de una historia que quieres que sea de amor y no lo será.
J: Tu escribes tu propia historia. Tu eliges tu camino.
B: Si, pero no puedes elegir a quien amas.
J: Es cierto, no puedes. Pero puedes elegir abrir la puerta de tu corazón al amor.
B: ¿Qué quieres que te diga?
J: ¿Qué te parece...Creo que tu puedes hacerme feliz? Creo que tienes miedo porque la última vez que abriste tu corazón te lo rompieron, y te comprendo. Aunque en algún punto del camino renunciaste a la idea de que mereces volver a sentirte así, no ves lo que veo yo, te mereces querer y que te quieran...


"El Alquimista", Paulo Coelho.

Siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en medio del desierto o en medio de una gran ciudad. Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierde su importancia por completo, y solo existe aquel momento y aquella certeza increíble que existe un alma gemela para cada persona. Porque sin esto no habría ningún sentido para los sueños de la raza humana.


Persona grande...

No es la altura, ni el peso, ni la belleza, ni un titulo o mucho dinero lo que convierte a una persona en grande... Es su honestidad, su decencia, su amabilidad y respeto por los sentimientos e intereses de los demás. Cuando habla de frente y vive de acuerdo a lo que habla, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe... Una persona es grande cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuándo obra no de acuerdo con lo que esperan de ella, sino de acuerdo con lo que espera de sí misma... Algunas personas tienen valor, otras tienen precio.


Escribe una carta...

“Cuando alguien desaparece de tu vida, puede que no vayas a volver a ver a esa persona nunca más. O si podrás decirle todas las cosas que te quedan, que te gustaría decirle. Coges papel y lápiz, y escribes una carta que puede ser eterna o puede ser una palabra. Se la escribes a esa persona que se fue, pero no la mandas. De tres la doblas y la acercas a una llama y la quemas. Se la lleva el viento y se lleva un poco el dolor que llevas dentro"


Alejate...

Aléjate de ese tipo que desdice con sus actos lo que dicen sus palabras. Aléjate de ese que no sabe, que no está seguro. Aléjate de ese que hoy está y mañana quién sabe. Aléjate de ese que te intoxica de tristeza, que te hace sentirte fea, miserable, sola, poco querida. Aléjate si aparece cuando quiere; aléjate del hombre que no se pone en tu lugar, de ese que solo piensa en sí mismo. No vivas esperando, espera viviendo. Sal del auto engaño, no le mandes mensajes, él no va a cambiar por eso. Suelta, déjalo ir. No te hace feliz y lo sabes. Duele, pero más duele esperar que algo cambie, más duele hincar el dedo en la herida todos los días, más duele ese auto maltrato de andar mendigando amor. Dicen que hay que divertirse con el hombre equivocado hasta que aparezca el indicado. Yo creo que si estás enamorada del hombre equivocado, lo que menos haces es divertirte, solo sirve para sufrir. No insistas con lo que hace daño… Y entonces vas a comprender como yo, que dejándolo ir, alejándote, perdiéndolo, estás ganando.

Lauren Iungerich

"Nunca he sido la más elegante, ni la más guapa. Ni conseguí ligarme a todos los chicos que me gustaron. Pero conseguí no creerme una perdedora porque conseguí amar mi cuerpo, mi voz, mi forma de andar.... Porque siempre quise ser una ganadora, y cuando realmente deseas algo y luchas por ello, entonces tienes un objetivo en tu vída, y eres mucho más feliz".


Principe desteñido...

Porque el príncipe azul no existe, pero si existe...el mio tiene el caballo cojo.....
Porque dicen que todos tenemos una media naranja, pero se ve que a la mía la están exprimiendo....
Por ese estereotipo con el que crecimos y no existe, que hubiera sido mejor que nos hubieran dicho que los cuentos de hadas no existen en la realidad y así cuando crecemos no estrellarnos...y que simplemente hubiera aparecido un príncipe azul y sin embargo no tirarnos nuestra vida buscandolo.
Por esas mujeres a las que nos prometieron ser felices y comer perdices, pero cuando nos las comimos, estaban en mal estado y solo nos quedaba vomitar mas de lo que nos habían hecho comer.
Porque los finales felices.....no existen....solo existe creer en ti mismo y aceptar lo que te ha tocado.


Despeinaros...

Cuando ya te das por vencido y crees que encontrar a alguien que conecte contigo de verdad es imposible, cuando menos te lo esperas, cuando vas a esa cena que no te apetecía nada ir y haces el esfuerzo, cuando te quedas a tomarte la última copa aunque los pies te duelan horrores, cuando te toca sustituir a tu compañero del trabajo y hacer ese viaje insufrible, cuando te quedas dormido y llegas tarde, cuando te apuntas a un plan donde no conoces a casi nadie...es entonces, cuando no estás pensando encontrarle, y zas! Aparece! Y probablemente tú no tengas tu mejor careto, el rimmel se te haya emborronado y lleves tu camiseta más vieja. Pero allí está el. Y Siempre he pensado que eso se nota en la primera mirada, o la primera vez que le rozas la mano sin querer. Lo que viene siendo el feeling, mariposas en el estómago, fuegos artificiales, explosión nuclear en el Pacífico...llámalo como quieras. Y entonces, ya no puedes quitarle el ojo de encima. Ay! Que sonrisa más mona! Ay! Que gracioso que se le achinan los ojos al reírse! Ay! Que chiste más malo ha contado pero cuanto me río! Ay! Está mirando a esa?...Y todas esas estupideces que pensamos cuando alguien nos hace tilín.
Empezar a conocer a alguien es precioso a la par que estresante. Te sobran las ganas pero te falta la confianza, y esto desemboca en momentos embarazosos. Y poco a poco, sin darte ni cuenta, te has enamorado, de sus ojos achinados, su sonrisa y sus chistes malos. Y nadie te mira como él. Y nadie te entiende como él. Y no quieres a nadie en este mundo que no sea él. Y lo cambia todo. Sin saberlo, llevabas toda la vida esperándolo. No es el príncipe que nos vendió Walt Disney de pequeñas, pero tampoco está mal oiga! Ahora hay alguien que se preocupa por ti casi más que tú misma. Y si eres una afortunada, lo mismo te dura para siempre, y si no, pues eso que te llevas, que en la vida puede haber varios de estos.
Enamorarse lo cambia todo. Incluso tu propia opinión sobre el futuro. Tu, que ya te veías como la tía soltera guay que lleva a sus sobris al cine a ver una peli de mas de 12 años, ay gamberra! Pues no! Ahora te vas a empezar a plantear cosas como compartir agua, luz y gas con el, a ver la idea de casarte como algo mas cercano e incluso tener churumbeles. Según mi madre a esto lo llaman madurar, pero yo no lo tengo muy claro. A cambio, ya no duermes sola, cuando estés mal no te va a faltar un abrazo, el día que te veas fea el se esforzará por piropearte en exceso, de vez en cuando te sorprenderá y los días de frío ya no serán tan fríos como antes. Y eso no tiene precio, así que disfrútalo y siéntete afortunada. Porque en medio de estas cosas maravillosas vendrá algún que otro traspiés...pero no pasa nada, todo se soluciona.
¿El truco? Despeinaros el uno al otro de vez en cuando.

Autoestima...

Dañan tu autoestima haciéndote creer que no eres lo suficiente guapa o lo suficiente buena para ellos, pero en verdad estuvieron y están con mujeres que no te llegan ni a la suela del zapato.


Espejismo...

Nos creamos un espejismo pensando en que va a suceder, nos encanta que nos escriba algún mensaje, aunque sea cada cuatro días. «Estará muy ocupado. Lo importante es que se acuerda de mí», se suele pensar. Esto nos lo decimos con amargura para tratar de justificar nuestro propio comportamiento, ya que en el fondo, en la forma y en la superficie sabemos que no es así, que el amor sano encuentra sus caminos, que es entrega, que es compartir tu tiempo desde la libertad de elección, pero lo cierto es que nos conformamos con nuestra propia explicación... Es como un calmante que nos ayuda a sobrellevar la situación.



Felicidad..


Calma...

Cuando no buscas y mantienes la calma, las cosas llegan solas. Todos los gestos, por más pequeños que sean, llegan como una sorpresa a tu vida. Un mensaje de texto, una llamada, un te quiero, una aventura nueva, una persona nueva, será mucho más increíble si no la esperas. Y lo mejor de todo, es que cambiarás la decepción por la emoción.



Tonya Hurley

Se dice que caes en las redes del amor por algo. Como una piel de plátano de una de esas películas mudas, el amor puede hacerte resbalar y caer de culo cuando menos te lo esperas. Entonces, o bien te levantas de un brinco, impertérrito, o bien te quedas paralizado. Sea como fuere, ya siempre llevarás ese recuerdo contigo. El futuro dirá si es una pequeña cicatriz o una lesión permanente lo que te deja.

Cerca de encontrarte.......

Que nadie te entiende, que prefieres la soledad, que así estás mejor.
Que no quieres caer nuevamente, que ya no quieres arriesgar.
Que nadie te dá lo suficiente, ni en esta ciudad ni en este momento....



Lo que te mereces.......

Cuando un hombre ve que tiene todo lo que quiere sin estar necesariamente comprometido, piensa inmediatamente: “¿Para qué comprar la vaca cuando te están dando leche gratis?” Si él no quiere nada serio y tú sí entonces no pierdas el tiempo, te mereces algo más que un chico que no te considera como la indicada...

No arriesgas............

"Y ahora corre, gilipollas. Sal de casa, no te cojas las llaves, para qué. Coge la cartera, que la cosa no está barata para ir mendigando. Plántate en la estación y coge el primer tren que encuentres. ‘Qué le digo’, ‘Qué hago’, ‘No tendría que haber hecho esto’, ‘Tendría que haber dicho que SÍ’. Quítate esas mierdas de la cabeza. Espera a que se abran las puertas y vuelve, vuelve a correr, maldito gilipollas. Sortea a la gente, ábrete paso, empújala si hace falta, que se jodan, ellos no tienen tus ganas, ellos están muertos por dentro. Qué sabrá toda esta gente del amor. Llama a su timbre, pues claro que no puedes esperar. La puerta está abierta, sube las escaleras de tres en tres, tropiézate si hace falta. Haz ruido, mucho ruido, tienes una puta filarmónica en el pecho y no te da la gana de callarla. Allí está. Mirándote. Atónita. Qué guapa está. Cógele la cara con las manos y cómele la boca. Cómesela como si llevases meses sin desayunar. Con ella.
Eso es lo que ella piensa que harías, lo que estaría bien hacer.
Pero lo que haces de verdad es muy diferente. Te quedas mirando esa pantalla del movil, esa conversación en la que lo único que haces bien es escribir las tildes para quedar de serio. No arriesgas. Y quien no arriesga no gana. Y tu la acabas de perder. Acabas de perder aquella chica a la que conociste por casualidad y la que te dió ganas. De qué, de lo que sea pero te hizo avanzar."